LADY BURKA: Una odisea marionetil

“Pronto todo tomó una envergadura más manejable y concisa: las localizaciones serían decorados de cartón pintados a mano; los ropajes y burkas estarían hechos a mano y a tamaño gato; y los actores y extras, incluida una cabra, serían muñecotes móviles. Gracias a esto, el proyecto pudo salir para siempre de ese cajón a punto de explotar que tanto odio, y estar dando guerra moral a lo largo y ancho del planeta. Bajo la apariencia infantil de las marionetas, y bajo sus burkas, se esconde un drama social cargado de frustraciones”  –  Pablo Morales de los Ríos

LADY BURKA - Acuarela
LADY BURKA - Modelado de varias cabezas

1. Diseño y modelado de las marionetas

Tras un boceto aclaratorio, Pablo Morales de los Ríos, el director, comienza a modelar manos y cabezas en masilla blanca. Para evitar que tras el secado pesen demasiado, el interior de las más grandes se hace de poliestireno. Cualquier cosa vale para hacer los detalles más pequeños: palillos, cuchillas o tapas de bolígrafo… El injerto de pelo requiere paciencia, y de hecho las barbas del protagonista están hechas con la coleta cortada del director…

LADY BURKA - Modelando la cabeza de la mujerLADY BURKA - Modelado del maridoLADY BURKA - Modelado de dos manosLADY BURKA - Modelado del anciano
LADY BURKA - Puppet sketches

2. Vestuario de las marionetas

Después de una buena compra de telas y material de costura, aprovechamos el proceso de secado para avanzar el vestuario. Mati Rodríguez, que además de la producción se hace cargo de la labor de “alta costura”, comienza cosiendo algunos chalecos y prendas. Seguidamente, basandose en unos patrones a escala, empieza a preparar los cuatro burkas que aparecerán a lo largo del cortometraje: uno negro, uno amarillo, uno azul… y uno rojo.

LADY BURKA - Mati cose un chaleco
LADY BURKA - Burka amarillo
LADY BURKA - Mati cose el burka negro
LADY BURKA - Probando las ropas del marido
LADY BURKA - Burka negro, burka azul y burka amarillo

3. Sesión de pintura

Una vez bien secas las piezas, Pablo comienza a pintar con acrílico todas las partes de las marionetas. Usando primero una base más oscura, poco a poco el resultado empieza a llamar la atención. Los tonos de la piel, el sonrosado de mejillas, labios y narices y ante todo los detallados ojos dan credibilidad a la inerte masilla. Junto a las ya injertadas barbas, las figuras adquieren vida propia.

LADY BURKA - Mesa de trabajo 2
LADY BURKA - Mati con la cabeza de la mujer
LADY BURKA - Pintando los ojos del marido
LADY BURKA - Pablo pintando marionetas
LADY BURKA - Pintando los dientes del vecino
LADY BURKA - Dos barbudos de cuidado
LADY BURKA - Pintando los ojos de la mujer
LADY BURKA - Cabeza de cabrero 1
LADY BURKA - Cabeza de cabra
LADY BURKA - Cabeza de cabrero 3
LADY BURKA - Cabezas recién pintadas 1
LADY BURKA - El marido antes de tener cejas
LADY BURKA - Mati jugando al escondite

4. Creando la estructura de las marionetas

Partiendo de la base de que solo las marionetas protagonistas iban a necesitar moverse con cierto realismo, se crearon para ellas unos esqueletos sencillos que unirían cabezas y manos y ayudarían a vestir sus cuerpos. Igualmente, una serie de alambres que partían de las manos permitirían al titiritero darle a cada personaje el aliento de vida. Esos alambres en ningún momento preocuparon por cámara, puesto que añadían el inocente toque teatral al cortometraje.

LADY BURKA - Añadiendo las manosLADY BURKA - Marionetas del anciano, el niño y el cabreroLADY BURKA - Cabezas de marionetasLADY BURKA - ¡Arriba las manos!
LADY BURKA - Marioneta y guión
LADY BURKA - Esqueleto de la mujer
LADY BURKA - Pablo y sus muñecos
LADY BURKA - El caos...

5. Construyendo la escenografía

Como se necesitaba mucho decorado para un espacio limitado, optamos por usar grandes cajas de cartón, de manera que ambos lados podían representar diferentes edificios para distintos planos. La ligereza del material ayudó a transformar rápidamente estos fondos en pleno rodaje, aligerando el trabajo. También se usaron tablas de contrachapado, siempre tratando que el acabado recordara a los muros de adobe de los pueblos del desierto. Las puertas y ventanas hicieron el resto.

LADY BURKA - Mati tras una caja-edificio
LADY BURKA - Mati pintando escenografía 1
LADY BURKA - Jose Manuel nos ayuda a hacer una ventana 1
LADY BURKA - Jose Manuel nos ayuda a hacer una ventana 2
LADY BURKA - Jose Manuel con una ventana
LADY BURKA - Mati mirando por una ventana
LADY BURKA - Pablo añadiendo contrafuertes a un edificio

6. Y por fin… ¡Las marionetas están listas para actuar!

Aunque las marionetas protagonistas debían estar continuamente listas para la acción, la dificultad de rodar planos generales en espacios tan limitados (¡una pequeña salita y una cocina!) llevaron a Pablo Morales de los Ríos a idear una planificación que incluyó dos escalas. Marionetas de menor tamaño, que solo se usaron en determinadas ocasiones, pudieron solventar el problema de las tomas amplias. Aunque faltaron manos para tanto que hacer, las marionetas sacaron adelante el proyecto… ¡Y los humanos también!

LADY BURKA - Alex, Mati y Pablo, titiriteros